Vamos por un 2020 de razón, organización y lucha.

Desde el primer día y todos los días construyendo la educación pública

Terminando el año nos hemos dado un espacio de debate para reflexionar sobre nuestro trabajo y también para proyectar los nuevos desafíos que se vienen. Desde hace más de 6 años, desde el Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos venimos trabajando activamente para poder desarrollar la capacidad de organización y lucha del movimiento estudiantil. Hemos participado activamente en múltiples instancias de conflicto que se han dado de cara a favorecer al pueblo uruguayo, siempre apostando a la participación activa del estudiantado y a su protagonismo. 

Nuestra acción política viene de la mano de la denuncia de aquellos que han dejado al movimiento social en general, y estudiantil en particular, en un estado de desorganización y falta de capacidad de debate y acción considerable. El progresismo a través de la conducción de la mayoría de las organizaciones sociales, ha sido responsable de consolidar en el movimiento social posiciones de conciliación y desmovilización, orientándolo únicamente para ser furgón de cola de su proyecto político. Esto se ha profundizado más aún durante este año electoral.

En este marco hemos intervenido colocando sobre la mesa reclamos que consideramos importantes: La defensa del medio ambiente y la denuncia a la instalación de la segunda planta de celulosa por parte de UPM en nuestro país, coronando un modelo económico orientado a la inversión extranjera y a los intereses del gran capital, dejando de lado las necesidades más urgentes del pueblo uruguayo. 

La necesidad de trabajar de manera seria la lucha de las mujeres, colocando reivindicaciones concretas sobre la mesa y desenmascarando a quienes de forma demagógica se embanderan con esta lucha y promueven consignas vacías que no van a la raíz del problema. Orientamos el trabajo teniendo como base el estudio del origen de la opresión de la mujer y una visión de clase para entender la realidad material de la mayoría de las mujeres. 

La denuncia al avance represivo, la criminalización de la protesta y de la pobreza, así como la complicidad de la mayoría del sistema político en este avance. En el marco de la reforma constitucional de “Vivir Sin Miedo” fue necesario posicionarse de manera independiente para poder hacer los planteos con la honestidad y la claridad necesaria: no solo rechazando y militando contra la medida concreta sino también denunciando el avance represivo llevado adelante en los últimos años de gobiernos progresistas.

También nos hemos planteado un debate que consideramos fundamental dar con el conjunto de los estudiantes: La necesidad de recuperar el movimiento estudiantil para la lucha. Entendemos que la única manera de efectivamente lograr nuestras reivindicaciones es a través de un movimiento estudiantil independiente del poder. Para esto es necesario dar los debates en profundidad con su actual dirección y apostar a establecer espacios unitarios, pero bien delimitados, con todos aquellas personas, agrupaciones y gremios que estén dispuestos a llevar adelante la lucha de esta manera. 

Creemos importante seguir promoviendo una cultura de militancia comprometida, responsable, con respeto y compañerismo, que se base en el estudio e información sobre los distintos temas, con militantes conscientes de los objetivos colectivos, en contraposición a prácticas hegemónicas e individualistas.

El 2020 abre una nueva etapa política en nuestro país que para nosotros representará una profundización del modelo económico llevado adelante por el progresismo. Hemos visto a lo largo de los últimos años como se deterioran las condiciones de vida de los trabajadores evidenciada en indicadores como el empleo, el salario y la distribución de presupuesto en las distintas áreas del Estado donde se ha postergado la educación, la salud y la vivienda, mientras se le dan grandes beneficios al capital. Esto demuestra que lo desarrollado en sus primeros años de gobierno, de la mano de una coyuntura económica extraordinaria, es un modelo orientado a beneficiar a la burguesía nacional y al imperialismo.

El próximo año nos encontrará en la calle nuevamente dando la lucha por un presupuesto justo para la educación pública. Entendemos necesario reivindicar un futuro digno para los jóvenes y el acceso real a una educación pública de calidad. Esta lucha representa un camino para organizar al estudiantado en torno a sus necesidades más urgentes y concientizarlo sobre la justeza del reclamo. 

Pero lo debemos hacer desde la certeza y la firmeza de que el único camino posible para lograrlo es a través de una lucha independiente del poder, que permita efectivamente aumentar los grados de organización y de conciencia de los estudiantes. Deberemos desenmascarar la demagogia de aquellos que han abandonado sistemáticamente la lucha en los últimos años, por no serle funcional a su proyecto político, cuando se la intenten apropiar.

Las elecciones universitarias y las internas de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay representan un hito importante para poder plantear un debate con el conjunto de los estudiantes universitarios. Estas instancias nos encontrarán nuevamente desarrollando y difundiendo nuestro programa. 

Por todo esto, nuestro llamado sigue siendo a fortalecer el movimiento popular independiente, combativo y organizado, que sea capaz de estar a la altura de la historia para transformar de una vez por todas nuestra sociedad. Para esto nos marcamos la construcción del poder popular como horizonte, y nos proponemos articular en todo sentido posible con quienes también se lo propongan. Hacemos un llamado a todos los estudiantes, a las distintas agrupaciones independientes y a los gremios y sindicatos que estén dispuestos a llevar la lucha en este sentido, a aunar esfuerzos para dar los debates, para impulsar las movilizaciones y para recuperar efectivamente a todas las organizaciones sociales para la lucha.

No Comments

Add your comment